domingo, 26 de julio de 2009 | By: Lorena Rivera

El depredador

Se iba acercando suavemente... la noche cubria con una cortina de alcohol y humo los sentidos, la sensación embriagadoramente alegre le hacia sonreir, ella se sentia especialmente adulta y dueña de si dentro de sus 22 años...alli lo encontro, dominando perfectamente el arte de hacer que escuchase lo que queria, de hacerla sentir lo que deseaba y hacerla soñar...

Al dia siguiente,ella pensaba en el ... el se levantaba tarde y se duchaba para volver a salir solo esa noche.




In memorian.
sábado, 11 de julio de 2009 | By: Lorena Rivera

La mirada ajena


Sus pequeños zapatos eran negros, llenos de lodo... sus pasos eran ligeros y cuidadosos y de puntillas atravesaba el inmenso espacio entre un charco y otro, la lluvia caía casi como una cortina, las pequeñas gotas que rebotaban en las ramas y en las cercas, le daban en el rostro, ella era mas bien... pequeñita, de piel amarillo-verdosa, a su altura solo podia ver que las paredes tenian musgo donde seguramente algun enanito se sentaba en las noches de luna y enormes manchas verdes que seguramente humedecian hasta el fondo de la roca, los perros amarrados en los patios tiritaban de frio y movian la cola cuando ella pasaba siguiendo a esa figura que veía tan alta, tan fuerte y que cubria con un rebozo marron con rayas ocultando la blanca cabellera de la lluvia, que cargando un bolso entretejido de plastico de colores llevaba la recien comprada mercancia con la que mas tarde cocinaria, le apetecia todo, todo lo que no habia en casa, las casas tenian caminos de flores que llevaban a las almas de sus muertos de vuelta a los altares de "Todos los Santos" donde sus comidas favoritas les esperaban... ella temblaba con los ojos muy abiertos, le parecia que en cualquier momento alguna vieja figura flotante sobrevolaria los caminos de flores y le asustaria.

El agua poco a poco atravesaba el cuero de los zapatos y las calcetas tocando sus pies que poco a poco se iban poniendo mas y mas frios, le gustaba andar descalza por las rocas, escalando a escondidas ... se agachaba a recoger ilusionada pequeñas florecitas en orilla del camino que mas tarde pondria en el altar, un grueso jersey que le quedaba ya pequeño, cubria un vestido rojo, no tenia apenas dientes, asi que no podia silbar aunque hubiese querido, los habia perdido saltando de alegria cuando recibio una flor de caramelo...sus ojos eran marrones, profundos, inquisitivos ... miraba con detenimiento atraves del flequillo y en total silencio todo lo que acontecia a su alrededor y que no queria olvidar, luchaba todos los dias por memorizar momentos... por las noches, miraba la pequeña ventana por la que se veía el unico camino por donde llegaban las personas queridas en las grandes ocasiones, miraba una y otra vez, soñando que apareciera su madre a visitarla, sus tias y tios... el viejo coche de su padre, pensaba que el mundo seguramente tendria que ser mucho mas que ese camino, seguramente... si se planteara andar por el, llegaria mas lejos, mas alla de su propia mirada... presentia que algun dia, tomaria ese camino sin fin a algun sitio... no sabia cual... pero presentia que ese sitio no seria para siempre suyo o mas bien que ella no perteneceria para siempre a el.

Despues subia por la escalera prohibida del tapanco donde siempre terminaba con astillas en las manos, era una semioscura bodega en el techo de casa donde los rayos de sol (en los dias buenos), entraban lineales, iluminando geometricamente a su paso los viejos tesoros que alli almacenaban... ropa antigua, trastos, cazuelas de barro, arañas, juguetes, muebles, maiz secando, libros... muchos libros... como soñaba con aprender a leer¡¡¡ A veces movia un poco el polvo para que flotase entre los rayos del sol y pareciera una pequeña vía láctea. Por las tardes... se subia al viejo arbol de ciruelos rojos... que tenia una curvatura en su tronco única y curiosa, alli se subia a soñar, le habian corrido del catecismo por decir que Jesucristo fue un revolucionario, alli meditaba sobre su error, sin encontrarlo.

La espesa niebla comunmente acompañaba los inviernos... cuando soplaba de entre sus labios salia una columna tibia congelada por el frio... los arboles del bosque que se encontraba detras de la casa, eran su aliciente para comer, solo alli comía, y su abuela tenia que llevarla porque no habia otra manera...la abuela sabia, siempre supo desde que nació que batallaría una y otra... y otra vez para vivir... la abuela tambien la habia parido con sus esfuerzos por eso ella la adoraba como a una madre...era tan pequeña, tan debil, tan pálida y a la vez, con tantas ganas de aprender una y mil cosas... su mente tenia la fortaleza que no tenia su cuerpo...


Y un dia se fué... tomo el camino que miraba por la ventana... se llevo consigo el amor y la fuerza de su abuela, que lloro mucho su partida, fortaleció su cuerpo, nutrio su mente y no dejo de andar, de caer y levantarse, a veces se mira ahora en el espejo convertida en una mujer, busca esa misma mirada curiosa encontrandola quiza, mas profunda que antes y se detiene las tardes de lluvia a contemplar por la ventana el rebote de las gotas, se detiene a mirar la niebla en otros paises lejanos invocando a esa pequeña niña que ahora seguramente estaria orgullosa, camina descalza por los prados y las rocas sonriendo, con esa complicidad que siempre tuvo con la naturaleza... sin embargo, cuando la luna ilumina los parajes, cuando el silencio d ela noche solo tiene sus pasos y la niebla a lo lejos se acerca hacia ella...recuerda las viejas luciernagas de antaño y se imagina andando por ese camino que dejo, se observa a si misma abriendo la puerta con esos viejos zapatos negros y enlodados, abriendo la puerta rechinante de madera y encontra a su abuela con el rostro iluminado por el fuego de la cocina con ese brillante cabello plateado, recibiendola con los brazos abiertos...no, dentro de ella la niña que fué, no ha muerto del todo...


...no hay felicidad completa, soñamos, planeamos, nos evadimos del presente pensando y trazando el futuro y despues... volvemos al pasado...



Disfrutemos del HOY.