martes, 23 de junio de 2009 | By: Lorena Rivera

Sorpresa cotidiana

Hola a todos, gracias por sus correos y mensajes, tal y como me dicen, llevo dias sin poner un blog hablando sin metáforas, asi que hoy hablare normalica, como Dios manda, ahora estoy en un rato muerto en el consultorio, con que les contare una historia, antes de seguir estudiando...

Acabo de terminar de hacer una curación, muy pequeña pero dolorosa, porque le han extraido lo que quedaba de la uña del dedo gordo del pie (hablando en cristiano), me llamo la atención el gran cariño del esposo hacia su mujer mientras le atendia, le pregunté qué habia pasado para que perdiera la uña me dijo el marido:

"Estuve a punto de morir ahogado, ella se lanzó al agua para rescatarme, se apoyo de donde pudo, peleó en el agua hasta que me sujeto y en una roca perdio la uña del pie... me salvo la vida" -Me contaba orgulloso y conmovido mientras le sujetaba la mano y no pude mas que sonreirles a ambos e ir a por mas gasas, para dejarles un momento a solas...

Cuando menos esperamos que algo nos sorprenda, cuando mas frios y apáticos nos podemos llegar a sentir, pasa algo que nos recuerda que no todo es negativo, siempre, siempre me sorprende la vida cuando menos me lo espero... como dice Ismael Serrano: "Amo tanto la vida"¡¡


Un besico para todos y ser buenos.

Lorena
domingo, 21 de junio de 2009 | By: Lorena Rivera

Colores primarios...


Un dia volví... sin apenas razonar el camino de mis pasos, sin embargo al estar alli, me di cuenta de que ni el camino, ni el paisaje ni lo que veía coincidia con lo que añoraba y queria... los años habian borrado los colores pastel y el dulce aroma del viento otrora tibio, ahora apenas traía cierta memoria a tomillo del jardin de la abuela, apenas podia respirarse...el viento continuaba, como siempre, acompañandome en el camino de la vida, mi noble hermano, mi dulce compañia siempre cambiante, voluble caprichoso e infantil, como yo, en mi inicio del camino, revolviendo con sus remolinos cada sonrisa .

Levantando el dedo, cerre los ojos y teñí al viento a mi manera, saque una paleta de tonos nutridos con deseos y sueños, con mis colores y texturas, mi mano una y otra vez entonaba las corrientes de mi cuerpo girando, dirigiendolas y cambiando su sentido a voluntad... autoengañando...autosacrificando la voluntad, mirando objetos inexistentes y creando sueños sin sentido... bendita imaginación de quien conoce y a la vez desconoce el poder de la creación.

Por fin... abri los ojos mirando mi obra soñada...y no habia nada, sorprendida abri los ojos mirando de un lado al otro sin apenas creerlo...me quede sin colores en alguna parte del camino, en alguna parte que desconocia, se vació la paleta, se seco, sin yo saberlo...y a pesar de todo me volvi a sentir viva.

Llore, me lo permiti, si, llore de nuevo como hacia años no lo hacia y se lleno le paleta de azul, suspire, una y mil veces llenando de blanco, el negro lo trajo la frialdad que helo mis venas y que fue saliendo al llenarse la paleta de este tono, se rompio el corazón por viejas estructuras remendadas llenando de rojo intenso ese hueco seco de su color, el mas abudante siepre, me tumbe en la hierba descalza mirando el cielo y llenando de verde el godete vacio, deshoje margaritas y al oprimirlas en un rabioso puño tiñeron de amarillo sol, su correspondiente espacio...al fina limpie mis manos, (mis carnosos pinceles de siempre) fuertes, morenas y compañeras, listas para mezclar y crear nuevos tonos.

Fue entonces cuando levantando el pie derecho me levante de nuevo, respire profundo, paleta en mano, pinceles listos y afilados, ojos enfilados al futuro, preparada para mi nueva obra... no hay nada que ahora detenga al viento...ni a mi, solo que ahora... escogere mejor mi lienzo... y afilare mi pasión antes de usarla en bocetos sin alma.

La verdadera obra apenas empieza... que ilusión siento hoy¡¡¡


viernes, 5 de junio de 2009 | By: Lorena Rivera

Las muertes mutuas


Frio... hace tanto frio en pleno verano, que la lógica pierde inocentemente la razón, unos a otros nos miramos a veces caminando entre las calles, sentados en los sitios, esperando el semáforo verde, reflejados lejanos en el fondo de nuestros propios ojos y concientes de la mutua complicidad del origen de nuestra escencia de trama desconocida... somos parte de un entrelazado de vidas y dolores, de éticas y deseos, de sueños y conformismos, caminamos entrecruzados por caminos distintos e irrepetibles, cruzamos de frente una mirada...y solo entonces sin esperar nada y ni saber como:

... nos cruzamos

... nos miramos

... o seguimos de frente

... o caminamos juntos

... o nos soltamos las manos mutuamente

... o la soltamos

... o nos la sueltan

... o huimos

... o huyen

Muchas veces, al mirar a los ojos de alguien, solo podemos rogar que de entre sus temores y dolores viejos, sea capaz de mirarnos sin matarnos el alma, como alguna vez a ellos les pasó... de victimas a verdugos... pasando la triste estafeta del dolor unos a otros vamos a veces los seres humanos, ciegos... dejando correr las oportunidades en la vida cual agua entre las manos... pero aprendemos, o enseñamos... la vida también es una lección mutua.

Dios bendiga el equilibrio y al camino.