domingo, 31 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

Ebriedad de sol

El dia era luminoso, el aire ligeramente revuelto se paseaba libre por entre las cortinas y tiró las rosas de la mesilla de noche... ella se levanto del escritorio lleno de hoja revueltas y libros a medio terminar, levanto las flores y atraida por el ruido cotidiano abrio de golpe las ventanas para dejarle entrar... sintio el tibio viento del incipiente verano y miró al cielo inmensamente azul, claro y sin apenas nubes, las aves revoloteaban en medio de las copas de los árboles y a lo lejos, la catedral de mas de 700 años de antigüedad asomaba tímida sus cúpulas entre el resto de edificios, su ordenador dejaba libre en fuga a José Gonzalez, el descubrimiento de su último viaje; regreso a subir el audio al maximo y volvio a la ventana de puntillas a buscar, mirar y seguir detallando el paisaje en su mente... ebria de color miró: la gente pasaba entre las calles, los niños sonreian con los pantalones cortos recien estrenados para este verano, los arboles por fin vestidos de verano cegaban de verde resplandeciente a las calles otrora grises, el sol entraba violento en cada resquicio que la sombra habia olvidado cubrir, era cálido y casi quemante, cuántas veces habia mirado ese mismo paisaje antes... tan hermoso, tan nítido y lleno de vida, solo que ahora, no le decia nada, seguia sin sentirse parte de el o mas bien, se sentia una parte congelada de el...

... algo le decia que habia llegado el momento, era ahora, si ... sentía que tenia que buscar un nuevo horizonte, y entonces al descubrirse a si misma frente a un nuevo reto... por fin, volvio a sonreir.

Una nueva lucha habia empezado.



jueves, 28 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

Ella, él y Bennedetti


Su mejilla aún sodorosa, reposaba en su pecho, aún tibia, una suave mano la recorria -"una mujer desnuda y en lo oscuro, una mujer querida o a querer"- ella le miraba con los ojos entreabiertos mientras le escuchaba -"si tus caricias hablan, no quisiera que se callen"- la otra mano de él, sostenia el viejo libro de poesias que cada noche resurgia de entre las sabanas, la boca masculina leía y ella, los escuchaba casi entre sueños, él, de carnosos y brillantes labios en medio de la luz de las velas, detallaba cada palabra con precisión infinita, moldeando cada interrogación y tilde, dando forma en el aire a cada acento y pausa, ella adoraba quedarse dormida mientras él leía poesias de Bennedetti o Sabines ...o de él, que infinitamente dulce, cumplia su casi infantil capricho, -" las caricias de los sueños no tienen tacto...lo mejor no es la caricia en si misma, sino su continuación"- él leía tratando de convencerla cada noche de que la queria atemporalmente y ella escuchaba, escuchaba y sonreía, -"Ya nuestra intimidad es tan inmensa, que la muerte la esconde en su vacio"- los minutos pasaban lentamente entre sus cabellos peinados con los dedos de el, ella dormia abrazada a su pecho, y el a pesar de que ella ya no le escuchaba seguia leyendo suavemente en su oido...

... -"entre abruptos y exabruptos"-.... con los años se alejarían.... -"con los ojos bien secos, por si acaso, miro como te vas adentrando en la niebla... y empiezo a recordarte"- Beneddetti ha muerto... y ellos, murieron con el.
sábado, 16 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

Retrato sobre la arena


Sus pies desnudos se iban hundiendo, poco a poco, sintiendo el roce de la arena en la piel y ese suave mareo que le causaba el ir y venir de cada ola, levanto los ojos al horizonte casi rojizo del atardecer, era su hora favorita, la mejor del dia, en donde entre los colores y las sensaciones se encontraba consigo misma, cogio del suelo las viejas deportivas con que hacia jogging, su libro de Sabines lleno de arena y dobleces en varias hojas y el botellin de agua, seguiría andando por la orilla de esa pequeña playa que sin turistas se convertía en su paraiso privado, esta vez preferia no ponerse los auriculares como siempre lo hacía, la tarde silenciosa dejaba respirar el estrepitoso estruendo del choque de las olas contra las piedras con salvaje dulzura, pensaba que era contraprudecente el deseo de cerrar los ojos al escucharlo teniendo al lado ese paisaje digno de memorizar.

Cada vez se iba acercando mas a su coche, sudorosa y más morena, el teléfono rompia por momentos el encanto del atardecer, sonando constantemente, algunas llamadas eran importantes y otras prescindibles, desde que decidio estar sola era asi, era libre y tenia elegia el camino, en su exilio voluntario se sentia en su mejor etapa, en su mejor momento consigo misma, decidio dejar la puerta del coche abierta y leer un poco a Sabines, mañana habria más tiempo y menos mar, para leer actualizaciones de medicina intensiva.


La noche habia caido, faltaban 3 horas de camino para volver a casa, y su exmarido por la mañana le devolveria a su pequeño hijo, habia conducido 3 horas solo por correr y ver el atardecer descalza a la orilla del mar y era momento de volver... el oleaje, ahora memorizado le hacia sonreir.


Tal vez, algún dia, decidiria tener un compañero... pero no tenia ninguna prisa.



-----------------------------------------------------------------------------------------------


El martes me ire de viaje, una semana para ser exactos, estoy preparando maletas, idiomas y sobre todo almacenando mucha alegria de visitar a personas muy queridas para mi. Os veo en una semana¡¡¡


Beijos¡¡ Kisses¡¡ Besitos¡¡
miércoles, 13 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

La otra cara del desierto


El sol es sofocante, menos mal que habia traido consigo la pequeña alfombra bordada en marron y blanco que le regalaran en el pueblo anterior, le sacudio un poco la arena cuidando de no ensuciar sus ropas y busco una sombra entre los muros donde descansar, eran apenas las 4 de la tarde y las familias recien levantadas iniciaban las labores de casa, abrian sus cortinas y se disponian a comer, las chicas en grupo por las esquinas, dejaban ver sus ojos perfectamente maquillados y sus manos delicadas, mientras sus padres les buscaban para volver a entrarlas en casa, los niños eran tan libres, casi silvestres, jugueteaban por las calles sin asfaltar, alguno hacia alguna escultura de arena y orina para regalar a algun turista a cambio de una moneda, un regalo o aún mejor... una botella de agua vacía, al otro lado de la calle un abuelo, encorria a su nieto para arrancale con un cuchillo afilado un diente de leche, asi saldría mucho mejor el definitivo.

La tarde continuaba, las mujeres de elegante y majestuoso andar, se apilaban en la pequeña tienda para conseguir las cosas de la cena, ternera, verduras para los pures con queso y leche, (las sopas occidentales solian parecerles asquerosas), las mas jovenes, emocionadas, buscaban henna para algun tatuaje corporal de alguna novia, o para jugar a hacerlos entre ellas, caminaban por la calle medio susurrando, como quien hace una travesura, soñando con algun dia dejar la escuela para casarse con un hombre joven, buen partido, con dinero o muy trabajador, que les comprase maquillajes, cremas para blanquear la piel, pastillas para engordar (asi las curvas resaltarian al caminar) y vestidos hechos de telas de gran calidad y de ser posible... ayudase a su familia, los padres convenian los matrimonios aun, cosa que le sorprendia, otras querian ser medicos, secretarias, abogadas...como cualquier otra niña del mundo.

La noche habia caido en la pequeña ciudad, envolviendo todo con sus tonos rojizos y marrones, las calles se llenaban poco a poco de mas gente en un desfile de colores y texturas, la musica a lo lejos, comenzaba a sonar y las mujeres entre ellas, se envolvian de alegria en un baile, hacian volar los velos de sus vestidos, tan similares a los saris hindues, de elegante caida, y vivos colores, los suaves y serpentiformes movimientos de sus manos le hacian recordar las danzas flamencas españolas, sonreian, a veces cubrian sus rostros con los velos al bailar, y las otras mujeres aplaudian y hacian ese grito de alegria tan propio de la región...

La madrugaba llegaba, la gente metia a sus casas las alfombras en la que habian pasado el dia descansando, orando y charlando por las calles, se encontraban al fin plegadas, eran casi las 4 de la madrugada, y la gente se disponía a descansar, los jovenes nómadas se retiraban a sus refugios del desierto, los mayores dejaban de hablar momentaneamente de la guerra y los conflictos de las ultimas decadas, el tambien descansaria, mientras se quedaba dormido el viento al oido le susurraba... Sahara, Sahara...



Les dejo un video de dos cantautores originarios del Sahara que estudiaron en Cuba, que en esta cancion manifiestan el deseo de su pueblo de ser libre.







Con todo cariño para mi amiga Salka y su hijo Youssef.
lunes, 11 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

Los creadores de sueños...


El término ilusión se refiere a la distorsión de la percepción sensorial, lo cual puede afectar a todos los sentidos, en Psicologia se refiere a una esperanza infundada, pero curiosamente casi siempre usamos este termino para referirnos a un deseo profundo o esperanza de realizar un hecho concreto.
Los seres humanos perseguimos la ilusion, entendida como el deseo de realizar un determinado ideal de vida, sueño o plan, muchas de esas ilusiones son lo suficientemente importantes como para que la lucha diaria se véa enfocada a conseguirla, sacrificando en ocasiones cosas tangibles por lograrla, o bien, por el contrario, el camino que tenemos esta tan marcado, que olvidamos cualquier tipo de sueño para continuar con la rutina diaria a la que estamos acostumbrados y que por seguridad, al ser un camino conocido de antemano, nos negamos a dejar.

El dilema no consiste en defender o no una ilusión... tampoco consiste en la lucha que esta nos signifique, el verdadero problema es asumir la perdida de la misma ya sea por ser infundada, o por sacrificar cosas tangibles por algo irreal, otro tipo de problema es el tener toda la capacidad para lograrla y no tener la oportunidad de hacerlo..lo cual es aún mas doloroso, e alli la verdadera lucha interna, cuando los altos status del deseo por realizar, al cumplirse y al ser reales por fin, dejan de tener el significado esperado, nos duele y eso nos hace ver las cosas reales sacrificadas durante el camino, que en ocasiones han representado el dolor o la perdida de la ilusion de otros.

Los seres humanos, complicados por naturaleza, necesitamos sueños, metas, propósitos, un motivo por el cual luchar... la naturaleza nos lleva irremediablemente a necesitarlos para no caer en la triste monotonia del vivir el dia a dia viendo pasar las horas, el arte consiste en lograr el justo equilibrio que nos permita vivir de manera real, madura y consistente todo aquello que soñamos, sin falsas expectativas y con la seguridad de que cada decisión de vida comulga con nuestro equilibrio y el de nuestros seres queridos, y que además, tenemos la fuerza y la capacidad de lograrlos en base a el esfuerzo, porque nada es gratis.

La vida, maravillosa por si misma, al final nos enseña que la perdida de una ilusión no siempre es la perdida de todas las metas, sino la oportunidad de remodelar y redireccionar el camino y comenzar un nuevo la marcha que nos permita crear nuevas ilusiones, por ello, necesitamos primero desprendernos del miedo, abrir bien los ojos a las oportunidades y actuar con amor hacia nosotros y hacia los seres que queremos, pensando en lo que deseamos, soñamos y sobre todo "podemos" hacer para lograrlo.

Tendriamos que tener como balanza las palmas de las manos y como medida de peso... la sonrisa, complicados o no, los seres humanos somos a lo largo de nuestra vida, solo creadores de sueños, que van de paso por este espacio de tiempo.


Sigamos creando...sigamos soñando.

Besos a todos¡¡¡



lunes, 4 de mayo de 2009 | By: Lorena Rivera

En esta inmensidad...

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.
Proverbio árabe

He aqui el regalo prometido... y la segunda canción es una de mis grandes favoritas.

Un abrazo para todos.